¿Cristianos y Musulmanes adoran al mismo Dios? [Parte I]

Tiempos difíciles vienen con preguntas difíciles, y nuestro contexto cultural ejerce una presión enorme sobre los cristianos para que afirmen un terreno en común a expensas de las diferencias teológicas. Pero el costo de responder mal esta pregunta es la pérdida del Evangelio.

Una declaración hecha por un profesor que dirige un colegio evangélico se ha convertido en un punto álgido en esta controversia que realmente importa. Al explicar por qué tenía la intención de llevar un hijab musulmán tradicional en la temporada de vacaciones con el fin de simbolizar la solidaridad con sus vecinos musulmanes, el profesor afirmó que los cristianos y los musulmanes adoran al mismo Dios.

¿Es esto cierto?

La respuesta a esta pregunta depende de una respuesta distintivamente cristiana y claramente bíblica a otra pregunta: ¿Puede alguien realmente adorar al Padre y al mismo tiempo rechazar al Hijo?

La respuesta cristiana a esta pregunta debe seguir el ejemplo de Cristo. Jesús mismo resolvió la pregunta cuando respondió a los lideres judíos que lo enfrentaron después que él había dicho: “Yo soy la luz del mundo.” Cuando le negaron, Jesús dijo: “Si me conocierais a mí, a mi Padre también conoceríais (Juan 8:19). Más tarde, en ese mismo capítulo, Jesús usó parte del lenguaje más fuerte de su ministerio terrenal al afirmar claramente que negarle a él es negar al Padre.

Cristianos y musulmanes no adoran al mismo Dios. Los Cristianos adoran al Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y no hay otro Dios. Conocemos al Padre a través del Hijo y es sólo a través de la expiación de Cristo por el pecado que la salvación ha llegado. La salvación viene a aquellos que confiesan con sus labios que Jesucristo es el Señor y creen en su corazón que Dios le levantó de los muertos (Romanos 10:9). El Nuevo Testamento no deja espacio para malentendidos. Negar al Hijo es negar al Padre.

Afirmar esta verdad no es argumentar que los no-cristianos, nuestros vecinos musulmanes incluidos, no saben nada verdadero acerca de Dios o negar que las tres principales religiones monoteístas -Judaísmo, Cristianísmo e Islam- comparten algunas de las principales creencias teológicas. Las tres religiones afirman que hay un solo Dios y que él nos ha  hablado por revelación divina. Las tres religiones apuntan a lo que cada una reclama ser revelado en las Escrituras. Históricamente, Judios Cristianos y musulmanes han afirmado estar deacuerdo en muchos puntos sobre las enseñanzas morales. Las tres cosmovisiones teológicas tienen una visión lineal de la historia, a diferencia de muchas cosmovisiones asiaticas que creen en una visión circular de la historia.

Y, sin embargo, cuando miramos más de cerca, incluso estos puntos en los que están deacuerdo comienzan a descomponerse. El trinitarismo cristiano es rechazado tanto por el Judaísmo como por el Islam. Los musulmanes niegan que Jesucristo es el Verbo encarnado y el eterno Hijo de Dios y van más allá al negar que Dios tenga un Hijo. Cualquier lector del Nuevo Testamento sabe que este fué el punto principal de la división entre el Cristianismo y el Judaísmo. La afirmación central del Cristianismo que Jesús es el Mesías prometido de Israel y el Hijo divino hecho carne llevó a la separación de la iglesia y la sinagoga como se revela en el libro de los Hechos.

Hay verdad histórica en el clamor de las “tres religiones abrahámicas”, porque el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam todos miran a Abraham como figura principal y modelo de Fe. Pero esta verdad histórica es grandemente superada en importancia por el hecho que Jesús negó explícitamente que la salvación viene solamente por ser uno de “los hijos de Abraham” (Juan 8:39-59). Les dijo a los líderes judíos que lo rechazaron que su rechazo revelaba que no eran verdaderos hijos de Abraham y que ellos no conocian verdaderamente a Dios.

Los Cristianos no niegan que los musulmanes saben algunas cosas verdaderas acerca de Dios. De hecho, en Romanos 1:19-20 Pablo explica que todas las personas tienen algún conocimiento real de Dios por la revelación general, de modo que no tienen excusa. En su intervención en el Areópago de Atenas en Hechos 17, Pablo argumentó que incluso algunos de los propios filósofos y poetas de los griegos dieron evidencia de un conocimiento rudimentario de Dios, pero este no fue un conocimiento salvífico, y el Apóstol se contristó  cuando vió a los Atenienses rindiendo culto.

Al hacer su afirmación de que los cristianos y musulmanes adoran al mismo Dios, el profesor citó como autoridad al Papa Francisco, ya desde el Concilio Vaticano II la iglesia católica ha sido cada vez más explícita en su enseñanza afirmando que la salvación puede ocurrir sin una fe consciente y explícita en Cristo. Esto simplemente no es una opción para los cristianos evangélicos comprometidos con la autoridad de la Sola Escritura y con el Evangelio como se define en el Nuevo Testamento.

Autor: Albert Mohler

Tomado de: http://www.albertmohler.com/2015/12/18/do-christians-and-muslims-worship-the-same-god/

Traducción: Alexander Phillips para https://teologiayapologetica.wordpress.com/

Esperen la parte II…

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s