¿Espirituales o Espiritistas?

Un gran numero de denominaciones cristianas en latinoamerica manifiesta una forma de misticismo que nada tiene que ver con las Escrituras. Declaraciones, invocaciones, maldiciones, y una serie de prácticas no bíblicas forman parte común de la vida de estos grupos.

Si usted es cristiano seguramente ha escuchado esos casos en los que ciertas personas tienen diferentes opiniones o perspectivas de un mismo acontecimiento y se debaten ardientemente para tratar de establecer si dicho evento fue ejecutado por Dios o por una fuerza contraria a éste. Podríamos mencionar como un ejemplo las diferentes sanidades que ocurren fuera de la denominación a la que usted pertenece o “hechos sobrenaturales”,  así como milagros,   profecías,  “manifestaciones del espíritu” etc. Independientemente de su denominación, un cristiano para lograr sostener su profesión debe guiarse por la enseñanza de Cristo que se encuentra claramente plasmada en las Escrituras y ante cualquier intento de rechazo de esta doctrina (es decir, si el profesante no se conforma a la misma), ésto le valdrá su profesión como cristiano.

Muchos no se atreven a examinar ni por un segundo si algunas de las manifestaciones sobrenaturales que abundan hoy en los medios de comunicación cristianos se corresponden con la Escritura, y si son reales o son solo el resultado de un show de prestidigitación y manipulación. Y es que a muchos confesos cristianos les parece que el preguntarse si la manifestación es real o un truco preparado por hombres levanta en sus corazones el pecado de la Incredulidad,  y por tanto se encuentran expuestos al infierno de fuego. Pues bien si este es su caso, permítame aliviar su carga y arruinar su auto-flagelación absurda citando las palabras del Apóstol Pablo en 1 Tesalonicenses  capitulo 5 versículo 21  Examinadlo todo; retened lo bueno.”

Es interesante notar que este mandamiento es dado por el Apóstol luego de los versículos en los que exhorta a los creyentes a no “apagar al Espíritu” y no “menospreciar las profecías” por lo que es difícil imaginar que el apóstol Pablo no tuviese en cuenta las manifestaciones sobrenaturales del espíritu al momento de darnos este mandato.

Debo decir antes de continuar con este artículo que no dudo ni por un segundo de la operación del poder de Dios en medio de este tiempo. Con esto me refiero a que creo profundamente que Dios en su soberanía puede sanar, libertar, hacer milagros, y obrar maravillas según su propósito hoy. Pero es difícil permanecer callado cuando cada día observo como avanza un conjunto de prácticas que están totalmente desviadas de la forma de piedad y sabiduría que encontramos en las Escrituras.

Examinando la Oración

En primer lugar examinemos la oración de ciertos grupos o denominaciones “cristianas”

Muchos Cristianos parecen ignorar que una forma de plegaria, ruego, suplica u oración permanece en todas las religiones del mundo. Una de las diferencias entre el Cristianismo y estas religiones es el contenido único de las oraciones que practicamos, las cuales son el reflejo del modelo que se nos ha dejado en las Escrituras para nuestra enseñanza y práctica.

Sin embargo podemos notar que las oraciones de algunos grupos se han convertido en el reflejo perfecto del misticismo* que se ha implantado en ellos y manifiesta abiertamente su poco compromiso y fidelidad a las escrituras. (*Con “misticismo” me refiero a el conjunto de doctrinas misteriosas, esotéricas, oscuras y de carácter privado que cada falso maestro ha introducido en esas denominaciones. Solo que en este caso las falsas enseñanzas tienen suficiente “lenguaje evangélico” como para ser fácilmente aceptadas)

En lugar de imitar al Señor Jesús  o a los apóstoles en cuanto a la oración,  miles de cristianos profesantes ahora invocan, decretan, “profetizan”, “sellan” , atan y desatan,  pelean con Satanás cara a cara, y cuantas cosas puedan  imaginar las incorporan a la oración bautizándola como “cristiana”. ¿Pero que de cristiano tiene invocar la sangre de Cristo? O ¿Cualquiera de las prácticas antes mencionadas? ¿Dónde encontramos en las Escrituras una invocación de la Sangre del Cordero? ¿Qué clase de brujería es esta? Si usted no puede ver la diferencia entre este lenguaje y la Escritura es porque claramente usted no está familiarizado con las oraciones que se encuentran en ella. Usted no encontrara en las escrituras oraciones como éstas.

He conversado con personas que utilizan este lenguaje y algunos me dicen que lo que intentan es “atraer” la protección de Dios sobre su vida en circunstancias especificas, pero mi pregunta permanece ¿Dónde en las escrituras usted encuentra una invocación de la sangre de Cristo? Si usted hace esto como una forma de atraer la protección de Dios es porque usted no ha entendido el poder del Evangelio que le “ha librado del poder del pecado y de la muerte” (Rom 8:2)

¿No debemos examinar esta clase de “oraciones” a la luz de las Escrituras? Utilizar la sangre de Cristo, mencionándola con tal ligereza sin entender cuál fue el propósito del sacrificio y fantasear rociándola en los aviones, carros, antenas de radio, etc. Y luego excusarse diciendo que es solo un “simbolismo” como en A.T es una terrible Blasfemia y una manifestación clara de una falta de entendimiento de los métodos exegéticos aprobados.

Ciertamente podemos notar que hay algunas personas que solo están confundidas o han sido mal enseñadas,  pero no debemos despreciar la instrucción sencilla de las Escrituras para ir detrás de una ‘revelación mayor’ o parecer más ‘espirituales’ mientras oramos. Lo único que lograremos es desviarnos del modelo bíblico. Normalmente este tipo de personas han sido instruidas por “lideres” que jamás se han dedicado con rigor al estudio de la Biblia.

Lamentablemente algunos en su ignorancia continuarán adoptando comportamientos que por más que intenten adecuarlos a las Escrituras solo se conforman peligrosamente a prácticas como la Brujería o la Santería (En el caso de la invocación de una protección)

Pero continuemos examinando la oración de algunos profesantes del cristianismo hoy.

En otra ocasión una ‘Pastora’ ordenada por una iglesia pentecostal dijo: “Si tienes hijos mundanos arrebátaselos al diablo. Levántate en la madrugada cuando él o ella duerma y entra a su habitación. Toma aceite de cocina, bátelo diciéndole al diablo que hay poder en la sangre de Cristo, luego échate un poquito de aceite en las manos, ponla sobre la cabeza de tu hijo o hija mundano y comienza una guerra espiritual arrebatándoselo al diablo y declarándolo para Dios”. Pero… ¡¿Qué es esto?! ¿Qué quiere decir ella realmente? ¿Qué usted tiene el poder para hacerlo con este método? ¿Tiene usted el “poder” para quitárselo al diablo por medio del aceite y palabras de “declaración”? ¿No ha leído jamás la “pastora” en las Escrituras que es el Espíritu Santo quien convence al mundo de pecado? ¿Por qué no aconsejó lo que las Escrituras nos dicen una y otra vez? ¿Le pareció muy trillado? Mi rostro se paraliza de asombro ante estas declaraciones ¿Dónde dejó esta ‘pastora’ las Escrituras? ¿Dónde aprendió estas prácticas? ¿Fue de uno de los apóstoles? ¿Del señor Jesús? ¿Es un ejemplo bíblico? No. En lugar de aconsejar predicar el evangelio, vivir una vida piadosa de ejemplo cristiano, y Orar fervientemente al Dios de misericordia para que el Espíritu Santo obrara efectivamente en el corazón de sus hijos, esta mujer inventa un método totalmente nuevo, recién salido del horno de la herejía y realizado con productos de su imaginación. ¡“arrebátaselos al diablo”, “toma aceite de cocina” es lo que resuena en mi cabeza! ¿Y las Escrituras?

Es aquí donde creo que muchos cristianos realmente han perdido la perspectiva de quienes son. Al parecer una ola de soberbia ha barrido en esta época con la humildad Cristiana  y en lugar de permanecer como siervos de Cristo ahora muchos se han erigido como Co-dioses con el Señor declarando, decretando, proclamando como si ellos solo por sus palabras transformaran la realidad.

Las palabras de oración del cristiano dice mucho de su vida devocional. ¿Cómo oran a Dios estas personas? “Señor gracias por darme el poder para arrebatarle al diablo y producir conversiones en los corazones de los hombres”??? ¡No imagino el asombro del Apóstol Pablo o Pedro si vivieran en nuestros tiempos al ver lo que algunos llaman oración!.

Recuerdo otra historia de un grupo de creyentes que oró y dispusieron su tiempo para rociar la ciudad entera con aceite “ungido” porque “recibieron “UNA PALABRA” y creyeron que de esta forma librarían a la ciudad de los ataques de Satanás… ¿Qué paso en la ciudad? ¿Cuáles fueron los frutos de esta asombrosa hazaña? Pues los homicidios continuaron, la tasa de robo aumentó, la pobreza, divorcios y adulterios seguían siendo el pan de cada día, la idolatría y el avance de otras religiones continuaron ¿Le sorprende? ¡Claro que no! Esto era fácil de “profetizar” y sin embargo cualquiera que perteneció a este grupo puede argumentar que frenaron a Satanás en determinado sentido, más es importante señalar que esto no fue lo que dijeron que haría el Señor inicialmente. ¿Puede ver el fraude? ¿Fue el Señor quien les habló? ¿Por cuánto tiempo estuvo atado satanás?Después de estas preguntas realizadas por un creyente conciente seguramente comenzarían a especular y a buscarle la “quinta pata al gato” para justificar sus palabras. ¿Dónde estan los creyentes cabales? ¿Por qué no tomaron este tiempo para cumplir la Gran comisión que está ordenada explícitamente en las Escrituras?

En la oración de otros grupos he encontrado la irrefrenable tendencia a convocar lo que he denominado: “trifulca santa” Esto es, que en medio de la oración invocan “ángeles, arcángeles, querubines y serafines para la batalla con espadas de fuego encendidas” ATANDO con “bolas y grilletes” a cuanto demonio se les pase por la cabeza y llevándolos cautivos a “prisiones de oscuridad”.

Algunos incluso son tan atrevidos que “golpean a Satanás u otros espíritus” haciendo gestos que dejan ver claramente que sostienen una “batalla” imaginaria durante todo el proceso. Pero ¿Dónde aprendieron esto? ¿Dónde en las Escrituras se nos manda a imaginarnos todo esto? ¿Dónde está el discernimiento?

El señor nos manda a Resistir al Diablo y en la oración modelo nos enseña a clamar a Él para que nos “libre de todo mal” pero estos profesos cristianos han llevado la “Guerra Espiritual” a un nuevo nivel, un nivel desconocido incluso para los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo.

Otros entran en una especie de “trance” del que los “carnales” no pueden despertarle y crean un desorden en la casa del Señor olvidando la exhortación de la Escritura a hacerlo todo decentemente y con orden.

Por otro lado abundan los “Neo-Profetas” y sus “revelaciones extraordinarias” quienes son capaces de maldecir a quienes se levanten en su contra cuestionando su “autoridad” y así mismo enviarlos por decreto cuasi-divino al mismísimo lago que arde con fuego y azufre por hablar en contra de sus sacro-santos “ministerios”.

Estos, vestidos de arrogancia desean que los verdaderos cristianos olviden las palabras del Apóstol Juan en su primera carta: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.” (1 Juan 4:1)

o las palabras de Jeremias:

“Entonces el SEÑOR me dijo: Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he dado órdenes, ni les he hablado; visión falsa, adivinación, vanidad y engaño de sus corazones ellos os profetizan.” (Jeremias 14:14) y nuevamente:  

“Así dice el SEÑOR de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan. Ellos os conducen hacia lo vano; os cuentan la visión de su propia fantasía, no de la boca del SEÑOR.(Jeremias 23:16)

Las “revelaciones” extra-Bíblicas de estos falsos profetas han conducido a muchos a la perdición y debemos tomar muy seriamente el ejemplo bíblico para exhortarles y disciplinarles.

Estas falsas profecías se cuentan por miles diariamente y son causa de desorden y manifestaciones extrañas en las Iglesias. Recordemos las palabras del apóstol Pedro:

“Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre vosotros, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina.”

La Iglesia debe recordar las Escrituras examinándolo todo:

24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.”

¿No vemos hoy día que muchos desean ver más milagros? ¿No vemos como muchos están corriendo tras los predicadores que anuncian la sanidad? ¿No quieren todos Señales?

Al parecer la Iglesia ha olvidado las palabras del Señor:

21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”

Aquellos que corren eufóricamente tras las señales y milagros van a la Iglesia solamente por los panes y los peces.  No han logrado percibir la belleza de Cristo. ¿Eres de los que corres tras los predicadores de la temporada? ¿Te gusta correr tras los milagros? ¿Sigues la “moda cristiana”?

Debemos retornar a las Escrituras, preguntar por la senda antigua y andar por ella, olvidarnos de las imaginaciones de los hombres y conformarnos a la Imagen del hijo de Dios. “santifícalos en tu verdad, tu palabra es verdad”

Autor: Alexander Phillips

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ana Nuñez dice:

    la pastora de mi iglesia m dijo q ellos decian HAY PODER EN LA SANGRE DE CRISTO por “inferencia” osea q la sangre de cristo nos lava d nuestros pecados , pero quien comete el pecado? el hombre …, y quien es el q gobierna el pecado ? el diablo.. , por lo tanto como es el diablo quien hace cometer pecado al hombre , se dice HAY PODER EN LA SANGRE DE CRISTO para ahuyentarlo u.u , eso fue lo que m dijo , espero su respuesta 🙂

    1. Ana con todo respeto deboo decirle que tal práctica no la encontramos en la Escritura y por lo tanto deberíamos desecharla, no importa de quien venga la enseñanza. los cristianos debemos huir de aquello que no se conforme al ejemplo que el Señor nos ha dejado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s