“Escudriñad las Escrituras”( Jn.5:39) Devocional 21/10/2014

   Una de las mejores practicas que podemos asumir como creyentes es escudriñar las Escrituras diariamente. Sabemos que es un mandato del señor escudriñarlas, pero hoy día cuando la tecnología nos inunda y las actividades del día a día nos agobian nos excusamos en la gracia de Dios y pasamos por alto el mandato del Señor. Esta negligencia nos ha conducido más y más a la impiedad al punto que algunos cristianos consciente o inconscientemente ante cualquier problema por pequeño que parezca han de recurrir primero a las soluciones que ofrecen los hombres antes que ir al consejo perfecto y eterno de Dios.

Considere en primer lugar los problemas de la familia: Si un hijo se comporta de una manera que no es correcta para los padres, éstos acudirán rápidamente al Sicólogo de la familia antes de ir a la palabra de Dios y reflexionar en que pudiesen están fallando de acuerdo a sus responsabilidades, o que acciones deberían tomar. Si una pareja tiene dificultades en su relación acudirán de inmediato al primer especialista o Gurú famoso que les recomienden, sin antes considerar juntos cuáles han sido sus faltas respecto a las ordenanzas de Dios. Si la empresa va mal recurrimos a los economistas o mercadologos “más capacitados” sin antes preguntarnos si hemos sido diligentes y responsables en cuanto a la administración de la misma como nos instruye la palabra etc, etc, etc. Pero seamos honestos y preguntemos ¿Sabe el padre de familia qué es lo que Dios demanda  para cumplir efectivamente su rol en el hogar? ¿Saben los hijos qué es lo que Dios demanda de ellos en lo que respecta a su papel en la familia? ¿Sabe la madre cúal ha de ser su comportamiento para con su marido y sus hijos que demanda la Escritura? ¿Cumple la familia con el consejo de Dios? ¿Conoce el empresario los principios que expone la palabra de Dios para la correcta administración de sus finanzas?

Ser edificados en el conocimiento de la palabra de Dios no solo es importante sino vital en la vida del creyente. Aquellos que abandonan el consejo eterno de Dios para poner sus dificultades y problemas en alguien que ha realizado estudios por 5 o 10 años son unos insensatos, han abandonado la razón y no creen en ultima instancia que Dios tiene el poder para guiarles por medio de su palabra en circunstancias adversas, ya que en su afán acuden primeramente al consejo del hombre antes que a la infalible y eterna Palabra de Dios.

¡Le ruego que no me mal interprete! no quiero decir con ésto que debemos desechar todos los estudios de los hombres. Si su hijo tiene un dolor de cabeza y su medico le dice que administre un medicamento ¡Por favor Hagalo! pero cualquier verdadero cristiano ante esta situación ya habrá hecho conocer su petición ante Dios demostrando en quien tiene puesta realmente su confianza.

Como Cristianos la ley de Dios no nos es molesta y encontramos deleite en ella, además entendemos la importancia y el beneficio de ésta para nuestras almas -y para las almas de los que nos rodean-, por lo que es necesario para nosotros crecer constantemente en el conocimiento del Consejo de Dios.

El amor que Dios ha derramado en nuestros corazones para su gloria nos impulsa a conformar cada área de nuestra vida en obediencia a su palabra, sea en la familia, en las finanzas, en nuestro trabajo, estudios, amistades o ante cualquier decisión que enfrentemos mientras estamos en el mundo.

Autor: Alexander Phillips  -Coram Deo-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s